20
Jueves, Septiembre,2018

SITIO WEB OFICIAL DE LA ASOCIACIÓN BANCARIA

Sidebar

Noticias

El paro nacional bancario tuvo una adhesión de más del 95%. Miles de bancarios se movilizaron en todo el país. La lluvia no nos detuvo en la city.

Multitudinaria Asamblea en Banco Nación escuchó a Sergio Palazzo.


Buenos Aires

Comodoro Rivadavia

Córdoba

Corrientes

Formosa

Marcos Juárez

Mendoza

Paraná

Reconquista

Rosario

Sáenz Peña

San Francisco

San Luis

San Rafael

Trelew

Viedma

Villa María


EL PAÍS

07 de abril de 2018

El paro de la Bancaria tuvo una adhesión del 95 por ciento

Ni para cambiar monedas

El titular del gremio, Sergio Palazzo, aseguró que si la negociación salarial no avanza, convocará a un paro de 48 horas para la próxima semana. Apuntó al Gobierno como responsable del estancamiento de las paritarias.

Con un porcentaje de acatamiento superior al 95 por ciento los trabajadores bancarios realizaron un paro por 24 horas en rechazo a la magra propuesta salarial que hicieron las patronales con el aval del Ministerio de Trabajo. El titular de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, aseguró que de no mediar una respuesta acorde a los reclamos realizados la próxima semana se realizará una medida de fuerza de 48 horas: “Exigimos un inmediato cambio de actitud de las cámaras empresarias para poder alcanzar un acuerdo salarial digno y justo”, aseguró.

El paro se extendió en todo el país, se realizaron marchas en las capitales provinciales y una masiva asamblea de algo más de tres mil afiliados en la sede central del Banco Nación. Palazzo advirtió que es muy probable que entre lunes y martes se realice una nueva audiencia en el ministerio que conduce Jorge Triaca pero fue tajante al sostener que “si la negociación no avanza o no se define se anunciará otra medida de fuerza de 48 horas”.

La paritaria bancaria lleva cuatro meses de atraso y desde un primer momento hubo pocas probabilidades de acuerdo ante la negativa de las cámaras empresarias de respetar incluso el pago de la cláusula gatillo de las paritarias de 2017. A partir de ese momento Palazzo denunció que esta actitud de las patronales se produjo luego de que “encontraran paño en la política del gobierno y, entonces, procuraron avanzar sobre derechos adquiridos y el poder adquisitivo de los salarios”.

En ese sentido, el dirigente sindical recordó ayer que las cámaras empresariales no sólo nunca ofrecieron un incremento salarial por encima del 15 por ciento que impulsa el gobierno sino que ahora propusieron reducir a “la mitad un ítem que se percibe de manera incuestionable y eliminar una bonificación que se cobra de forma anual”. Una actitud que para Palazzo y el gremio que conduce representa “una provocación”.

En tanto, el secretario de prensa de La Bancaria, Eduardo Berrozpe, recordó que “los patrones pretendían de manera inicial otorgar un aumento del 7 por ciento hasta julio, otro 4 a partir de entonces e idéntico guarismo desde octubre próximo. Pero, a diferencia de lo que pregonan, esa mejora no es del 15 por ciento porque existe aún la intransigencia del sector de no querer retrotraer el incremento al 1° de enero”. El dato que hace más negativa esta propuesta es que las cuotas no son remunerativas por lo que el gremio sostuvo que el aumento terminará siendo del 10,33% en el año lo que lo convierte en la mitad de lo hasta ahora se prevé que será la inflación de 2018. Es válido recordar que la paritaria de los empleados bancario venció el pasado 31 de diciembre.

Berrozpe también indicó que los trabajadores aún no percibieron “el principio de ultraactividad” previsto en el acuerdo paritario anterior y que “los empresarios solo abonaron un irrisorio 7 por ciento que el proceso inflacionario acumulado desde marzo ya se ha llevado”.

Si hay un sector de la economía local que se benefició con la política del gobierno de Cambiemos fue justamente la actividad bancaria. Sin embargo, la patronal se aferra al techo paritario impuesto por el gobierno nacional no sólo por mezquindad sino fundamentalmente como un mensaje hacia los grandes gremios que todavía tienen pendiente las negociaciones salariales.

Por caso, las cámaras empresarias rechazaron la posibilidad de que se incorpore una cláusula gatillo, como sí aceptaron el año pasado. De hecho, durante una entrevista radial, el titular de La Bancaria reconoció que este instrumento no es lo ideal “porque uno debería tener libertad plena de negociación y pedir lo que los trabajadores consideren para la recomposición de sus salarios. Pero una cláusula gatillo garantiza que al menos no se pierde contra la inflación”, indicó.

Por último, Palazzo afirmó también que su gremio “no resignará la dignidad y los ingresos alimentarios familiares por la codicia de banqueros o la irresponsabilidad de quienes quieren imponer topes salariales, mientras fogonean el aumento de los precios de consumos y servicios”.

 

.